No hay nada como un buen día de trabajo para el Barbero: silbar una cancioncilla, colocarte detrás del cliente, ajustar la silla a la altura perfecta, poner la mano con suavidad bajo su barbilla, echar atrás su cabeza y hacer lo que sabe hacer.

$ 10.000,00 Comprar