Cansado de escuchar los pecados de la gente en confesión, desesperado al ver el mundo en el que vive la humanidad, el Sacerdote se convirtió en un ángel de la muerte. Tras ver a su objetivo, el Sacerdote hace que la oveja perdida se arrodille y le otorga la salvación usando su hoja sagrada. Et pater et filii et spiritus sancti… Amén.

$ 10.000,00 Comprar